dimarts, de desembre 13, 2005

No son grandes días

Buenas noches,

Llevo una racha ligeramente negativa. No me atrevo a decir que es negativa, porque de gente jodida hay mucha y por cosas mucho más importantes que las que me han acaecido en los últimos días.

No sólo ha sido el robo de la moto, también la suspensión de pagos de la última empresa en la que trabajé y con la que seguía colaborando y finalmente una factura de teléfono de unos 200€ que nadie sabe de dónde viene. Paso a detallar.

Hoy he ido a reconocer el cadáver de mi moto. Alucinante. Llego al depósito y el encargado me dice: allí, allí. Señalaba un amasijo de hierros. Sólo para que os hagais una idea, el depósito de la gasolina tocaba el suelo. Eso comporta que todo lo que normalmente está bajo el depósito (motor, amortiguadores, rueda, etc) ya no estaba. La parte delantera no estaba demasiado mejor. Toda la parte eléctrica había desaparecido, incluso la carrocería. Quedaba el manillar, el faro y la rueda delantera (aún no sé por qué no se la llevaron). Quería darla de baja, pero no! Necesitaba la retirada de la denuncia. A unos 20 minutos andando desde el depósito estaba la comisaria. No he esperado demasiado. Ciertamente comparar la de los Mossos del sábado y la de la Policia Nacional de hoy desvela diferencias notables. La de los Mossos moderna, llena de luz, sin tabaco y con predominància del idioma catalán. La de la Nacional, con poca luz (la mitad de los focos fundidos), con un alto porcentaje fumando y con ausencia total del lenguaje de Verdaguer. El trámite ha ido rápido. He vuelto al depósito. Pensaba que todo estaba listo, pero no! Como tb me robaron la documentación mañana he de ir a la Campana a buscar un duplicado y volver a Cornellá. Burocracia, dulce burocracia. Dos mañanas perdidas y el chorizo tan campante. Gran sociedad la nuestra.

De la empresa que ha cerrado poco que decir. Nadie contestaba ni mails, ni llamadas a fijo ni a móvil. Me temía lo peor. Ayer milagrosamente logré hablar con el gerente. Efectivamente, chapada desde hace 3 semanas. Mis compañeros de trabajo esperaban que el gerente me dijera algo. Es difícil juzgar a la gente. También resulta difícil justificarlos. Suerte que esta vez me deben poquito dinero. En la penúltima empresa también cerraron y mi buena fe me llevó a aguantar una deuda de 6mil euros que nunca cobré y que espero que ese monstruo llamado estado en forma de FOGASA (Fondo de Garantía Salarial) me abone almenos una 3a parte al cabo de 3 años. Y no, no soy gafe. El sector de la energía solar, paradójicamente está jodido. Está jodido por dos razones, la primera es que los gestores son soñadores (eso es bueno) pero no gestores. La segunda es que en el momento de las obras, la energía solar tiene tan poca importancia, que cualquiera puede ponerse a montarlas. Porque si no funciona, a quién le importa. Un consejo de todo esto: no mezcléis buen rollo y amistad con trabajo. Trabajo es trabajo y si un día os dejan de pagar algún mes recordadlo.

De la factura de teléfono, de momento sé que el sistema de facturación de Wanadoo petó a finales de mes. Y que según la operadora, ha debido haber un error. Me dijo que llamara mañana porque no les funcionaba el sistema informático (que llamen al Español). Almenos con Wanadoo hablas con un ser humano, cosa bastante imposible conTelefónica o Auna.

No os explico más penas, porque soy afortunado y privilegiado, pero a alguien se lo tenía que explicar, no?

Sigo a la espera.

Besos

Jordi

PD: no sé si os gusta el ciclismo, pero os presento el nuevo reto, está en Castelldefels y se llama Ratpenat

1 Comments:

At 1:33 p. m., Anonymous Xavi said...

Si et serveix de consol, diuen que qualsevol problema que s'hagi d'arreglar amb diners no és cap problema, perquè si tens els diners el pots arreglar, i si no els tens, no val la pena perdre un minut preocupant-s'hi.

 

Publica un comentari a l'entrada

<< Home

Estadisticas y contadores web gratis
Manuales Oposiciones