dijous, de desembre 07, 2006

Feedback

Buenas tardes,

Llevo un rato pensando en una expresión que siempre dice mi madre y que me va como anillo al dedo a la entrada de hoy. Es una expresión que describe a las personas que todo les parece bien, no critican nada e intentan quedar bien con todo el mundo. Ese "quedar bien" no lo consiguen mediante la crítica abierta y el diálogo, sinó mediante el "pasapalabra". Ya encontraré la expresión, pero creo que la descripción es diáfana.

Es cierto que cuando nos reunimos es más fácil hablar del gol de Ronaldinho o del último video en el youtube que hablar de nosotros o que profundizar más en la conversación. No es menos cierto que es más fácil hablar de filosófía de las alturas que de cosas que nos hacen pupa y que levantan ampollas. Es más fácil tomarte una cerveza y echar unas risas que decirle a tu colega que debe estudiar más, que transmitirle el más profundo enfado a otro por lo que le está haciendo a su pareja, que sentarte con otro que parece que abusa un poco enfermizamente del alcohol. Y comento estos tres ejemplos porque me he topado con ellos en el último mes, como todos nos topamos con muchos en el día a día.

Lo más fácil es desviar la mirada, decir que eso son cosas privadas, afirmar que no conocemos todas las circunstancias para poder "juzgar". No creo en esa afirmación. Somos seres racionales y por tanto dotados de juicio y de cierta inteligencia. El juicio no es tal juicio, simplemente es un diálogo, es expresar una opinión y contrastarla. Que la cagamos, pues mala suerte, pero almenos habremos actuado según lo que el corazón nos ha dictado. En ese sentido tengo cada vez más claro que nos estamos convertiendo en una sociedad sin sustancia y sin sustento.

Sabeis que no me gusta hablar mucho de mi empresa, pero sólo os comentaré que aquí hay una cultura de uprightness. Uprightness es decir las cosas a la cara, sea tu jefe, el director general o el fundador. Y no son palabras. Yo lo he experimentado. El feedback es constante, tanto para las cosas positivas como para las negativas. Si no te dices en qué te equivocas es muy difícil que crezcas. Y como cada vez nos lo dicen menos "para evitar malos rollos" cada vez escuchamos peor.

Ayer mi jefe me dió feedback. Normalmente es positivo, pero de vez en cuando también me pega algún palo, y yo se lo agradezco. Me dijo que yo me gano a las personas sirviendo. Y ciertamente creo que es así. A primera vista me suele costar establecer una relación con alguien, pero poco a poco, a cambio de mostrar que soy alguien dispuesto a servir, la gente me gana confianza. Eso tiene sus puntos positivos ya que de esta manera los lazos son más fuertes, pero tiene algunos de negativos, y es que difícilmente digo que no. Eso me hace cargarme de trabajo que a veces no es prioritario, y trabajar más horas de lo que debiera. Priorizar, qué bonita palabra.

La cultura de decir las cosas a la cara me gusta. Obviamente con tacto y con amor, pero con decisión. Hubo una etapa de mi vida que hubiera matado porque la gente me hubiera dicho las cosas bien claritas. Lamentablemente prefirieron callar y aún lo lamento. Espero tengais más suerte.

Besos

Jordi

2 Comments:

At 4:52 p. m., Anonymous Anònim said...

Sabia entrada, muy sabia.

Txema Campillo.

 
At 3:45 p. m., Blogger Grisiverd said...

no sé cóm t'ho fas que sempre aprenc coses de tu... i em sento identificat i coses d'aquestes.

una abraçada papa!

 

Publica un comentari a l'entrada

<< Home

Estadisticas y contadores web gratis
Manuales Oposiciones