dimarts, d’abril 17, 2007

Delante tuyo

La noche cayó hace un par de horas en Copenhague. Salía del trabajo cerca de las 9 de la noche y algunos rayos de sol se escaban aún entre las estrellas. La oscuridad del invierno se vuelve claridad casi eterna en el verano. Un gustazo.
Cenado y escuchando a Elvis me dispongo a escribir un rato. Sí, a Elvis. De vez en cuando es bonito mirar atrás y encontrar tesoros como el My Way cantado por un Elvis que a muchos niveles sigue siendo el Rey. Delante mío humea una infusión de boldo y menta. Me ha dado por ahí y voy a investigar los sabores de la botica de la abuela y sus diferentes hierbas. Cada vez pienso más que debo de ser de las pocas personas que prefieren beberse las hierbas que fumarselas, pero de eso hablé otro dia (la Maria no t’estima) y quizás hable otro en el futuro.

Hoy os explicaré una cosa que me pasó el sábado por la manyana…

Pero la historia empieza hace un mes en Panamá. Estaba una de las noches en un bar tomando algo con los companyeros de trabajo y de pronto en la pantalla aparece Bono y la cantante de The Corrs. El mundo se paró un momento. Dos voces geniales que me encantan unidas en un pedazo de canción de cuatro minutos. “Quiero esa canción” pensé. Pasó Panamá, pasaron los días en Copenhague, en Barcelona y de nuevo en Copenhague.

El sábado estaba leyendo y me puse a escuchar música en el ipod. Lo puse en modo aleatorio porque así descubres canciones que de forma habitual no escuchas. Al cabo de un momento sonó una canción. Me quedé estupefacto. Eran Bono y The Corrs? Sí, allí estaban, era la canción que tanto me había encantado. La he llevado conmigo todo este tiempo y ni me he dado cuenta. Cómo es posible? Primero porque hay muchas canciones en el ipod y segundo porque cuando me planteé buscar nunca pensé en el ipod, siempre en el emule, en algún colega, etc. Pero ya la tenía.

Pensando en eso me acordé de El Alquimista. Muchos sabeis que adoro ese libro y que mucho de lo que soy y de cómo soy se debe a cosas que descubrí de mi trazando con la vista, con el corazón y con los suenyos las palabras de Coelho. El Alquimista es el relato de cómo un muchacho (Santiago) busca un tesoro, y de cómo después de recorrer medio mundo, de conocer muchísima gente, de encontrar el amor, de perderse alguna vez, de llorar otras y de caminar mucho, regresa a su tierra y encuentra el tesoro en el lugar de partida. Maravillosa parábola de cómo muchas veces lo que buscamos ya lo tenemos pero no somos capaces de descubrirlo. A Santiago y su tesoro le pasó lo mismo que a mi con “When the Stars Go Blue”.

Quizás llevemos los tesoros dentro o los tengamos delante, pero a veces es necesario ir hasta Panamá para darnos cuenta, o no.

Un beso

Jordi

PD: boldo + menta, muy recomendable

2 Comments:

At 10:42 p. m., Anonymous Anònim said...

Ha estat el Natxo el que m'ha dit:
-Laura fes-li una ullada al Blog del Jordi .
Uff m'ha encantat "lleguir-te",quina tranquil.litat desprén la teva infusió!!(Si que t'esberen el vells amics del IQS que no sembla el mateix qui escriu avuí, jeje).

Potser llegueixi una mica més , amb el teu permís, els pròxims dies.Així potser et conegui una mica més...
En fi, no se d'on treus el temps, raó de més per dir-te que està molt bé aquest blog!
Ens veiem per Sant Joan! Ja deixaré ben marcats els teus objectius,je je... Sino hi ha un llibre que crec que diu que "Quan realment desitges una cosa, tot l'univers conspira per a conseguiro?".
Per cert, moltissimes gràcies pel regal.
Molts petons i fins aviat,

Laura ( i Natxo abaix veient el Barça segur que tb t'envia una abraçada).

 
At 11:27 p. m., Blogger Jordi said...

Hola Laura,

Hi ha molts Jordis, cal temps per descobrir-los, perô el Jordi del blog és un dels Jordis més Jordis. I llegeix tant com vulguis. Per mi és un plaer que ho feu i que somniem entre tots.

Un peto

Jordi

 

Publica un comentari a l'entrada

<< Home

Estadisticas y contadores web gratis
Manuales Oposiciones